Quintana Roo, estado de Inversión por excelencia